Select Page

El futuro de los terrenos de La Solana y del hotel Finisterre fue el tema estrella del pleno, tanto que se presentaron tres mociones, con matices, pero todas solicitando la devolución gratuita de estas parcelas y que fueron aprobadas.
El futuro de los terrenos de La Solana y del hotel Finisterre fue el tema estrella del pleno, tanto que se presentaron tres mociones, con matices, pero todas solicitando la devolución gratuita de estas parcelas y que fueron aprobadas.
El grupo municipal socialista requirió que se paralice la puja y que el Ayuntamiento negocie con la Autoridad Portuaria. “Quizás el Gobierno municipal pecó de poco ambicioso al mirar solo a La Solana y no también al hotel Finisterre”, aseguró José Manuel Dapena, quien defendió que “el futuro de la fachada marítima no puede decidirse en una subasta”.
Dapena criticó el acuerdo alcanzado entre la Autoridad Portuaria y la actual concesionaria en octubre, cuando todavía no había finalizado el plazo concedido al Ayuntamiento para presentar su oferta.
Además, también lamentó la política de negocio que sigue el ente portuario por no buscar nuevas oportunidades. “Es una de las cuestiones que debería reunir un mínimo consenso para proyectar esa imagen al exterior”, añadió Dapena.
El popular Martín Fernández Prado defendió que debe reinar el “diálogo” entre las instituciones y que los terrenos pasen a ser de titularidad municipal. A pesar de ello, quiso aclarar que “son propiedades que tiene una administración que puede comprar y vender sin desafectar”.
Además, el edil se remitió a los informes recibidos por el Puerto por parte de varios ministerios en los que se explica que el trámite realizado por el Ayuntamiento no era una oferta en firme, tal y como había solicitado la Autoridad Portuaria, y recordó que no se utilizó ningún modificativo de crédito para ello.
Finalmente, lamentó que el Gobierno local se enfrentase desde el inicio con este organismo y criticó los problemas que tiene para sacar adelante proyectos como este, la reforma de Alfonso Molina o la estación intermodal.
Por su parte, la Marea presentó una moción para que Fomento y Puertos del Estado investiguen la gestión de la Autoridad Portuaria.
El concejal de Regeneración Urbana Xiao Varela acusó al presidente del ente portuario de querer “facer negocio” con los terrenos desde el principio y por ello solicitó su cese.
“Non poden ampararse ditas operacións especulativas nunha situación económica derivada da construcción do Porto Exterior”, aseguró el edil, quien consideró que esta venta se debe a una mala gestión económica por parte del Puerto.
Mientras, desde el ente aseguran que el ejercicio económico todavía no está cerrado pero calculan que hay unos “beneficios estimados en 500.000 euros” a pesar de contar con una previsión inicial de “pérdidas de cuatro millones”. Será la primera vez que haya un resultado positivo desde 2012, una situación que “no quita que haya que vender activos”, explican.
Mientras, Avia Veira, portavoz del BNG, trasladó a la sesión una petición de la Comisión Aberta en Defensa do Común que reclama la devolución gratuita de estos terrenos, tal y como hicieron anteriormente con otros espacios de la ciudad.
“Lamentamos ter acertado na predicción que facíamos en 2014 cando sospeitábamos esta operación da Autoridade Portuaria”, aseguró Avia Veira en relación al cambio que se produjo entonces en el Plan General de Ordenación Municipal
Fuente:El Ideal Gallego